saltar navegación

Que se regule la custodia compartida de los hijos en los casos de separación o divorcio del matrimonio o de ruptura de la convivencia de los padres.

18 mayo 2012

Materia: Derecho civil. Ruptura de la convivencia entre padres. Custodia compartida de los hijos.

Destinatarios: Propuesta legislativa .

Resumen: Distintas entidades locales y asociaciones han propuesto al Defensor del Pueblo de Navarra que apoye la denominada custodia compartida de los hijos en los casos de separación o divorcio del matrimonio o de ruptura de la convivencia de los padres, y que se regule esta figura en el Código Civil o, en su caso, en la normativa foral aplicable.

Resultado: Esta cuestión ya ha sido objeto de debate y regulación legal por el Parlamento de Navarra mediante la Ley Foral 3/2011, de 17 de marzo, sobre custodia de los hijos en los casos de ruptura de la convivencia de los padres. Dicha Ley Foral, dictada por Navarra en ejercicio de sus competencias exclusivas en materia de Derecho Civil Foral, permite a los progenitores acordar, si esa es su voluntad mutua, la custodia compartida de los padres sobre los hijos, y, en defecto de acuerdo, faculta al juez para adoptar esta modalidad de custodia o la custodia individual en atención al interés superior de los hijos menores de edad o del incapacitado en cada caso concreto, a la vista de las circunstancias familiares y otras concurrentes.

Por tanto, en Navarra la custodia monoparental carece de carácter preferente o excepcional (prevalece el acuerdo de los progenitores), la intervención del Ministerio Fiscal es informativa, pero no vinculante para el Juez (regulación que anticipó el fallo del Tribunal Constitucional anulando ese carácter vinculante), y aparece en un plano legal de igualdad con la compartida. En la realidad, son los padres quienes han de decidir la mejor opción para sus hijos y, en defecto de acuerdo entre ellos (para lograr acuerdos pueden acudir a un servicio de mediación familiar público, que la Administración de la Comunidad Foral ha puesto a su disposición), la elección recae en el juez, quien puede ayudarse de la mediación familiar y quien decidirá el tipo de custodia más adecuado, a la vista de las circunstancias de cada caso, oídos todos los intervenientes y en aras del interés superior del menor de edad.