saltar navegación

Que se modifique la normativa en relación a diversos aspectos relativos a la regulación del Impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana (impuesto de plusvalías).

19 noviembre 2012

Materia: Hacienda. Haciendas locales. Impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana.

Administración afectada : Departamento de Economía y Hacienda. (Hacienda Tributaria de Navarra).

Resumen: Un ciudadano propone modificar diversos aspectos del Impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana, como, por ejemplo, aminorar las tarifas existentes, derogar los artículos que se refieren a dicho impuesto o modificar las tarifas con una rebaja para las entidades de menor población, ya que las trasmisiones de propiedades inmobiliarias no generan en esos municipios plusvalías a los transmitentes de bienes. Justifica su propuesta en que la valoración que la ley hace del presunto incremento de valor de los terrenos es totalmente arbitraria, ya que se aplican unos porcentajes de incremento, que, quizá en algunos casos, se aproximen al posible incremento puesto de manifiesto con ocasión de la trasmisión de la propiedad (cuando el periodo de gravamen se acerque a los veinte años), pero cuanto más corto es el periodo de gravamen, el probable incremento puede ser un detrimento, con lo cual la aplicación del impuesto es injusta y confiscatoria.

Resultado : Tras analizar la queja, esta institución se dirigió al Departamento de Economía y Hacienda, con el fin de que evaluara la propuesta.

En su informe, el Departamento (la Hacienda Tributaria de Navarra) señala lo siguiente: a) considera este impuesto una figura tributaria controvertida; b) a pesar de las críticas que ha recibido el impuesto por la posible duplicidad de tributación que grava la transmisión de los terrenos en el IRPF o en el Impuesto de Sociedades, y su posible concurrencia con la Contribución Territorial Urbana, e incluso su posible inconstitucionalidad por tal duplicidad, los tribunales no han aceptado esa duplicación en el pago ni tampoco su inconstitucionalidad; c) entiende las críticas sobre la determinación de la base imponible, ya que el cálculo del incremento real del valor del terreno se ha objetivado atendiendo a dos factores, como son el valor catastral del bien y el tiempo de tenencia de ese bien en poder del transmitente; d) no obstante, a pesar de los inconvenientes que produce toda objetivación, considera que esa objetivación se dirige a facilitar la gestión del impuesto y a reducir su conflictividad judicial, siguiendo con ello los mismos mecanismos que, por ejemplo, en la estimación objetiva del IRPF, el régimen simplificado del IVA, estimaciones indirectas, presunciones y estimaciones de rentas, valor del mercado en operaciones vinculadas, etcétera; e) en lo que se refiere a la figura del sustituto, su existencia tiene un fundamento básico, cual es facilitar la gestión del impuesto por las entidades locales, además de que el adquirente del bien, cuando no es sujeto pasivo del impuesto, puede repercutir al transmitente el importe del gravamen.

A su vez, el Departamento de Economía y Hacienda procedió a trasladar la propuesta a la Federación de Municipios y Concejos de Navarra, así como al Ayuntamiento de Pamplona, dado que el Impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana es un impuesto municipal. En ambos casos, la respuesta fue común: los cambios legislativos propuestos han de abordarse sin perder de vista una previsible reforma del impuesto en el ámbito del régimen común, y dentro del contexto global de la revisión de la financiación de las entidades locales. Ambas entidades aceptan algunas de las debilidades de la regulación del impuesto, pero, no obstante, afirman que no resulta coherente prescindir de él en estos momentos en los que se resiente de manera tan alarmante la recaudación tributaria, y añaden que por otra parte, tal como se ha dicho, la figura del sustituto es neutra desde el punto de vista recaudatorio, dada la posibilidad de repercusión del gravamen.

Como conclusión de todo ello, el Departamento de Economía y Hacienda (Hacienda Tributaria de Navarra) comprende las preocupaciones del firmante de la propuesta, si bien han de tenerse en cuenta también los otros argumentos expuestos, así como la inquietud de las entidades locales sobre la pérdida de recaudación que podría ocasionárseles.

En definitiva, por las razones expuestas, el Departamento de Economía y Hacienda no considera viable la modificación legislativa propuesta por el ciudadano.