saltar navegación

Que se acometan modificaciones normativas para mejorar la tributación de Navarra en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones de las personas con Discapacidad.

02 enero 2012

Materia : Hacienda. Impuestos. Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Administración destinataria: Departamento de Economía y Hacienda (Hacienda Tributaria de Navarra).

Resumen: Una persona con discapacidad planteó que, en el ámbito estatal, existen una serie de beneficios en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones para el caso de que los beneficiarios de las donaciones sean personas discapacitadas (con un grado de discapacidad igual o superior al 33%).

Estos beneficios consisten en reducciones que van desde los 47.858,49 euros a los 150.253,03 euros, en función del grado de minusvalía en las adquisiciones mortis causa, llegando a una reducción de la base imponible del 95% del valor de adquisición para las transmisiones inter vivos, entre otras bonificaciones, para aportaciones de planes de pensiones, mutualidades de previsión social etc.

Exponía que, por su parte, algunas Comunidades Autónomas también han previsto deducciones para el caso de que los beneficiarios presenten algún tipo de discapacidad, tales como reducciones en la base imponible (País Vasco, Andalucía, Asturias, Castilla–La Mancha, Aragón, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla-León, Cataluña, Extremadura, Murcia y la Rioja).

Planteaba que, en Navarra, al no contemplar tales beneficios, se está produciendo una situación de desigualdad de las personas discapacitadas en el tema del pago del impuesto de sucesiones y donaciones, respecto de las personas en igual situación en el resto del Estado.

Resultado: El Defensor del Pueblo de Navarra trasladó al Departamento de Economía y Hacienda esta cuestión.

El Departamento informó que, con base en la capacidad tributaria de la Comunidad Foral de Navarra y con el objetivo de ampliar el abanico de los beneficios fiscales que disfrutan las personas con discapacidad, se estaba estudiando la posibilidad de proponer algún cambio legislativo que supusiera una mejora de la tributación de esas personas en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

Con posterioridad, el Departamento de Economía y Hacienda informó que se había presentado una enmienda al proyecto de Ley Foral de modificación de diversos impuestos y otras medidas tributarias de 2012, en la que se propone introducir en las adquisiciones mortis causa una reducción de 60.000 euros para los sujetos pasivos que acrediten una discapacidad igual o superior al 33% 100 e inferior al 65%. Dicho importe sería de 180.000 euros cuando la discapacidad sea igual o superior al 65%.

Finalmente, dicha medida fue aprobada por el Parlamento de Navarra. El artículo 8 de la Ley Foral 21/2012, de 26 de diciembre, de modificación de diversos impuestos y de otras medidas tributarias (BON del 31 de diciembre de 2012), dispone:

“Artículo 8. Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

Adición de un artículo 32 bis al Texto Refundido del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, aprobado por Decreto Foral Legislativo 250/2002 de 16 de diciembre, con efectos para los hechos imponibles producidos a partir del 1 de enero de 2013.

"Artículo 32 bis. Adquisiciones mortis causa por sujetos pasivos discapacitados.

Las adquisiciones mortis causa efectuadas por sujetos pasivos discapacitados que acrediten un grado de minusvalía igual o superior al 33 por 100 e inferior al 65 por 100 gozarán de una reducción de 60.000 euros. Dicho importe será de 180.000 euros cuando el sujeto pasivo acredite un grado de minusvalía igual o superior al 65 por 100.

La reducción se aplicará una vez practicadas en su caso las reducciones previstas en este Capítulo.

La acreditación de la minusvalía se efectuará conforme a lo establecido en el artículo 50 del Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, aprobado por Decreto Foral 174/1999, de 24 de mayo”.