saltar navegación

Se remite al Ayuntamiento de Pamplona una propuesta ciudadana relativa a molestias y ruidos producidos en bajeras.

30 abril 2010

La propuesta sugiere que la actividad de estos locales debería regularse de modo que se respete el derecho de los ciudadanos a un medio ambiente libre de ruidos, misión en la que las entidades locales cuentan con un papel esencial, como resulta de las atribuciones competenciales otorgadas por la Ley Foral de Intervención para la Protección Ambiental y la Ley Reguladora de Bases del Régimen Local.

Por todo ello, el Defensor del Pueblo de Navarra ha trasladado al Ayuntamiento de Pamplona la necesidad de que se regule, por Ordenanza municipal, la actividad de ocio de estos locales, y que en dicha norma se establezca un límite horario, en lo que se refiere a la emisión de ruidos, para evitar molestias y garantizar el descanso de los vecinos.