saltar navegación

  1. Inicio
  2. Noticias
  3. 2013-2016
  4. 2013
  5. El Defensor del Pueblo de Navarra propone que s...

El Defensor del Pueblo de Navarra propone que se exima del copago farmacéutico a las personas sin ingresos económicos o con ingresos por debajo del salario mínimo interprofesional.

08 Octubre 2013 DPN

El Defensor del Pueblo de Navarra, Francisco Javier Enériz Olaechea, se ha dirigido a la Defensora del Pueblo estatal, Soledad Becerril, solicitándole que inste del Ministerio de Sanidad la exención del copago farmacéutico para todas las personas que carecen de ingresos económicos o que los mismos no llegan al salario mínimo interprofesional (645,30 euros mensuales).

El Defensor del Pueblo de Navarra recuerda que el Real Decreto-Ley 16/2012, de 20 de abril, de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud, introdujo importantes cambios en la prestación farmacéutica, modificando para ello la Ley 29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios.

La modificación más trascendente en lo que hace a las aportaciones económicas de los pacientes, es el nuevo sistema de “copago” de la prestación farmacéutica ambulatoria.

Según este sistema, la aportación que han de hacer todos los pacientes pasa a ser proporcional a su nivel de renta (cantidad consignada en la casilla de base liquidable general de la declaración del IRPF), con arreglo a los siguientes porcentajes generales:

  1. 60 % del precio de venta al público los que tengan una renta igual o superior a 100.000 euros.
  2. 50 % para aquellos cuya renta sea igual o superior a 18.000 euros e inferior a 100.000 euros.
  3. 40 % para los de renta inferior a 18.000 euros.
  4. 10 % para los pensionistas.

En el caso de los pensionistas con tratamientos de larga duración, estos porcentajes están sujetos a unos topes máximos de aportación de: 8 euros mensuales cuando la renta del pensionista es inferior a 18.000 euros; 18 euros mensuales cuando la renta del pensionista es igual o superior a 18.000 euros e inferior a 100.000; 60 euros mensuales cuando la renta del pensionista es superior a 100.000 euros.

Sin embargo, estos límites solo benefician a pensionistas enfermos crónicos, por lo que no se aplican a personas que no sean pensionistas, pero que carecen de ingresos o cuyos ingresos son muy bajos y necesitan de la correspondiente medicación.

El Defensor del Pueblo de Navarra recuerda que solo están exentas del copago farmacéutico las siguientes personas:

  • Las afectadas de síndrome tóxico y personas con discapacidad en los supuestos contemplados en su normativa específica.
  • Las perceptoras de rentas de integración social.
  • Las perceptoras de pensiones no contributivas.
  • Las que estén paro y hayan perdido el derecho a percibir el subsidio de desempleo en tanto subsista su situación.
  • Las personas con tratamientos derivados de accidente de trabajo y enfermedad profesional.

El Defensor del Pueblo de Navarra ha podido conocer y comprobar que las personas que carecen de ingresos o cuyos ingresos son muy bajos y que no entran en los anteriores supuestos de exención o de límite máximo de copago farmacéutico, se ven obligadas a optar entre realizar un esfuerzo económico sobre sus exiguos o nulos ingresos o prescindir de la medicación. Esta última opción, a la que se están viendo abocados muchos enfermos, supone importantes riesgos para su integridad, pero también para el propio sistema sanitario público, que, más adelante, ha de atender a esas personas cuando se ha agravado su problema de salud.

Por ello, entiende que, en el caso de las personas sin ingresos o con ingresos muy bajos y que se ven obligadas a abonar el 40% del precio del medicamento, tal carga económica puede vulnerar tanto su derecho constitucional a la protección de la salud, como su derecho constitucional a la integridad física.

Javier Enériz no considera compatible con el Estado social que propugna el artículo 1 de la Constitución que el copago farmacéutico sea para las personas sin ingresos o con muy escasos ingresos una barrera insalvable que les impida de un modo efectivo su derecho a su integridad física. De ahí que solicite para estas personas con menos o ningún ingreso la exención del copago farmacéutico.