saltar navegación

  1. Inicio
  2. Noticias
  3. 2007-2012
  4. 2008
  5. El Defensor del Pueblo de Navarra formula una s...

El Defensor del Pueblo de Navarra formula una serie de sugerencias al Departamento de Educación respecto al acoso escolar

28 Mayo 2008 Pamplona

El Defensor del Pueblo de Navarra, Francisco Javier Enériz Olaechea, ha remitido al Departamento de Educación y a su titular, el consejero Carlos Pérez-Nievas López de Goicoechea, una serie de sugerencias relativas al acoso escolar ("bullying") y al fenómeno conocido como "ciberbullying", para su conocimiento y valoración.

Se trata de un listado de sugerencias, enunciadas de una forma breve, pero suficiente para dar una idea general de lo que en ellas se expone.

Las sugerencias formuladas al Departamento de Educación son las siguientes:

Sugerencias formuladas por el Defensor del Pueblo de Navarra

  1. Conveniencia de elaborar por parte del Departamento de Educación un estudio sobre la dimensión del acoso escolar en Navarra. En concreto, dentro de ese estudio tal vez fuera positivo realizar una encuesta adaptada a las realidades de Navarra siguiendo el modelo de los dos informes realizados por el Defensor del Pueblo de las Cortes Generales en los años 2000 y 2006, y que figuran en su página web.
  2. Estudiar la conveniencia de elaborar y aprobar una norma reglamentaria para fomentar el respeto y la convivencia en las aulas, tal y como han hecho la Comunidad de Madrid o la Comunidad Autónoma de Andalucía.
  3. Mantener las campañas de concienciación que realiza el Departamento de Educación del Gobierno de Navarra y, en lo que sea menester, mejorarlas para desterrar falsos mitos que pueden inducir a error en la detección y tratamiento del problema.
  4. Editar y difundir guías didácticas dirigidas a padres, a profesores y a alumnos, según la etapa educativa en la que estén, que contengan información sobre qué es el maltrato escolar, con qué conductas se manifiesta, qué indicadores han de tenerse en cuenta para detectar el problema y cómo afrontarlo.
  5. Hacer accesibles las guías y los protocolos de actuación en temas de acoso escolar a través de la página web del Departamento de Educación.
  6. Habilitar más líneas telefónicas o accesos a través de la web del Departamento de Educación para atender las demandas de la asesoría de convivencia.
  7. Realizar congresos, seminarios, jornadas, de carácter científico, con la participación de órganos como el Consejo Escolar de Navarra, y también reuniones participativas, entre los implicados: autoridades, responsables de centros, familias, en las que deliberar sobre el estado de la cuestión, medidas a poner en marcha, medidas a mejorar, etcétera.
  8. Dotar al Negociado de Convivencia del Departamento de Educación (o a la unidad que sea crea más adecuada) de medios humanos y económicos suficientes. Valorar la conveniencia de elevar su rango. No parece que sea suficiente con una unidad de tan limitado rango jerárquico para atender un problema de la relevancia social y de la trascendencia del acoso escolar.
  9. Analizar la posible creación de un Observatorio del Acoso Escolar, que sirva de lugar de encuentro permanente para experiencias, intercambios de iniciativas, difusión de estudios, coordinación con otras Administraciones Públicas, asistido por el Negociado de Convivencia o unidad que se considere más adecuada.
    No puede olvidarse de que la cabeza del sistema público operativo contra la violencia escolar debe estar en la Administración educativa y que es deseable que cuente con el asesoramiento y los medios suficientes.
  10. Incluir en los "currícula" escolares y en los primeros días de inicio del curso valores positivos de respeto, educación y convivencia, así como el rechazo a las distintas formas de acoso escolar. Valorar la sugerencia del Defensor del Pueblo de las Cortes Generales de que se incluya en la asignatura de "educación para la convivencia" la enseñanza de valores de respeto y otros conexos y el rechazo a la violencia y al acoso escolar.
  11. Seguir formando al profesorado a través de cursos específicos sobre este problema para saber hacer frente a los casos a los que se enfrenten: cómo detectar el acoso escolar, cómo actuar en cada caso, cómo atender al agredido, cómo reprender eficazmente al agresor, ... Indicarle al profesorado a dónde puede llamar para solicitar apoyo o información.
  12. Ampliar la formación y la información de los familiares del agredido y del agresor en los casos en que se detecten casos serios de acoso escolar.
  13. Potenciar la colaboración entre las familias y el centro para que haya un canal de información y de decisión en casos en que se detecte acoso escolar.
  14. Crear y dotar de equipos de orientación psicopedagógica en los centros o para los centros, con apoyo de trabajadores sociales.
  15. Elaborar y aprobar un plan global de prevención de la violencia escolar por parte de los centros educativos. Algunas Comunidades Autónomas han dotado a sus centros de planes globales de prevención de la violencia escolar.
  16. Elaborar un protocolo -sencillo, que no simple- en cada centro escolar sobre la violencia escolar para que lo aplique el personal del centro: qué hacer, cómo actuar, cómo apoyar a la víctima (un aspecto esencial, para evitar crearle angustia), cómo corregir al agresor, medidas proporcionales a aplicar, ...
  17. Incorporar en los reglamentos de régimen interior de los centros educativos tanto previsiones que definan con claridad las responsabilidades de los profesores y alumnos como normas de prevención de la violencia.
  18. Incorporar a los alumnos en el proceso de elaboración y aprobación de las normas básicas de conducta aplicables en clase y en el centro, para que se sientan partícipes y asuman tales reglas.
  19. Potenciar la figura del profesor tutor (buscando que sea alguien cercano, accesible y que no infunda miedo al alumno agredido) y de un delegado de clase que tenga autoridad y que infunda respeto al resto de sus compañeros.
  20. Potenciar la que se ha mostrado como efectiva figura de los "comités de convivencia" y de los "alumnos mediadores" en los centros, y enseñarles a cómo actuar de forma temprana, etcétera
  21. Afrontar el problema del acoso escolar fundamentalmente en el centro educativo. No postularse desde distintos foros y voces medidas radicales, ni de excesiva dureza, ni castigos ejemplarizantes, expulsiones o cambios de centros del agresor, salvo en casos muy graves. La represión por sí sola no es la solución, sino la educación de todos por todos. Hay que tender a enseñar al agresor a que lo que hace no está bien y a que deje de hacerlo de forma inmediata por las consecuencias negativas que su conducta supone para el agredido, para él mismo y para el entorno.
  22. No ocultar el problema del acoso escolar por el centro, dar explicaciones racionales y suficientes si el asunto salta a los medios de comunicación, ni tampoco divulgarlo innecesariamente, pudiendo crear exageradas situaciones de alarma. El caso debe ser resuelto en el centro y por el centro; mejor aún si se resuelve por los propios alumnos del centro de forma temprana.
  23. Practicar la tolerancia cero en los centros educativos y erradicar las conductas que puedan germinar o suponer abuso: motes, insultos, hablar mal de un tercero, etcétera. Desterrar cualquier idea de que puede justificarse el bullying con que "se trata de una broma" o que "forma parte del necesario aprendizaje en la vida". La violencia no educa a las personas, simplemente las destroza.
  24. Sensibilizar a los medios de comunicación social para que no se cree sensacionalismo con determinados casos individuales.
  25. En cuanto al ciberbullying, el Defensor propone al Gobierno que se analice este fenómeno del acoso por medio de las nuevas tecnologías y la posible respuesta educativa a este problema. Propone, además, editar y difundir una guía para la prevención del acoso por medio de las nuevas tecnologías, en la que se explique en qué consiste esta forma de intimidación, cómo se manifiesta y qué hacer para prevenirla y tratarla.