saltar navegación

  1. Inicio
  2. Noticias
  3. 2001-2006
  4. Noticias 2005
  5. La Defensora del Pueblo solicita más inversión...

La Defensora del Pueblo solicita más inversión para la Red Pública de Educación

23 Septiembre 2005 Pamplona

En la Resolución referente a la queja formulada por la Asociación de Padres y Madres del Colegio Público Patxi Larrainzar, la Defensora del Pueblo manifiesta que el conflicto ocurrido en este Centro tiene su causa esencial en la insuficiencia presupuestaria que en materia de inversiones, viene padeciendo el Departamento de Educación.

Mª Jesús Aranda se ha reunido en diversas ocasiones con la APYMA de Patxi Larrainzar, y ha realizado personalmente labores de mediación ante el Consejero de Educación. Por otra parte Asesores de la Institución han visitado las instalaciones del centro, y han recabado la opinión de la Dirección del mismo.

Como consecuencia de dichas actuaciones la Defensora del Pueblo ha dictado una Resolución en la que se contienen las siguientes consideraciones:

  • El Departamento se comprometió a construir un nuevo Centro al considerar que las actuales instalaciones del Colegio Público Patxi Larrainzar no reunían las condiciones idóneas para atender adecuadamente al alumnado.
  • La insuficiencia presupuestaria en materia de inversiones del Departamento de Educación ha dado lugar a una demora en la contratación y ejecución de las obras.
  • Si bien es cierto que hace cuatro o cinco años no era fácil prever la magnitud del incremento de la inmigración, si se conocían los planes de desarrollo urbanístico de Pamplona y el importantísimo volumen de licencias de construcción que venían siendo otorgadas en los distintos barrios.
  • Lamentablemente hasta el momento no se ha logrado que la planificación de servicios públicos se desarrolle de forma paralela y coordinada con los nuevos desarrollos urbanísticos. Este factor está en el origen de la mayoría de las insuficiencias detectadas en distintos barrios (Mendillori, Rochapea, etc.)
  • Los módulos o barracones, habilitados como solución transitoria, cumplen las exigencias básicas contenidas en la normativa, pero por su peor mantenimiento, menor solidez, confort, aislamiento térmico y acústico y sobre todo por sus muy limitadas dimensiones están concebidos para situaciones de carácter provisional. Por todo ello su utilización no debiera prolongarse más allá de lo estrictamente necesario.
  • Por otra parte la normativa vigente establece que la valoración sobre la idoneidad de las instalaciones en centros docentes ha de tener en cuenta no solo requisitos mínimos de espacio por alumno sino que debe hacer posible la flexibilidad organizativa necesaria para el desarrollo del Proyecto Educativo.
  • Situaciones precarias pueden ser tolerables por cortos periodos de tiempo pero no por espacio de varios años.
  • Resulta difícil de aceptar, por padres y profesores, el utilizar este tipo de instalaciones año tras año sin que hasta el momento se hayan iniciado tan siquiera las obras del nuevo centro. El comienzo de las obras haría sin duda más soportables las actuales incomodidades al percibirse de forma nítida su carácter transitorio.
  • Por lo que hace referencia al nuevo centro, no debe olvidarse tampoco que la legislación vigente compromete a las Administraciones Públicas a actuar bajo los principios de participación y proximidad en sus relaciones con los ciudadanos, factores esenciales de una democracia avanzada. Aún con las dificultades que a nadie se le ocultan, se debe insistir en la necesidad de establecer cauces para que la opinión y expectativas de padres y profesores sean tenidas en cuenta en el diseño de los planes y proyectos que les afectan tan directamente.

En razón de lo expuesto la Defensora ha realizado las siguientes recomendaciones relativas al Colegio Público Patxi Larrainzar:

  • Que se proceda a la inmediata y urgente puesta en funcionamiento de la última planta de módulos prefabricados, con todas las garantías requeridas.
  • Que se inicien con inmediatez las obras del nuevo colegio a fin de garantizar que se cumpla el plazo comprometido de finalización de las obras para el curso 2007-2008.
  • Que se adopten las medidas oportunas para ofertar espacios suficientes y condiciones adecuadas para atender el previsible incremento de la demanda en el siguiente curso (2006/2007).