saltar navegación

Ordenanza reguladora de aprovechamientos de comunales en el Concejo de Arteta

ANTECEDENTES

La autora de una queja (119/2001/1) presentada en la Institución denunciaba que se le facilitase una copia de la Ordenanza Reguladora de los aprovechamientos comunales del término concejil de Arteta, al parecer porque no se encontraba ejemplar alguno de la misma, con lo que ello acarrea de inseguridad jurídica para los vecinos al desconocer la normativa de más directa aplicación en esa materia. Esta situación, en opinión del firmante de la queja, lleva a que el citado Concejo administre los bienes comunales sin tener en cuenta dicha Ordenanza, tomando acuerdos que carecen de fundamentación jurídica y que suponían un ejercicio de discrecionalidad.

Con este motivo, se solicitó al Concejo de Arteta que informase sobre la cuestión planteada, el cual responde con un informe suscrito por su presidente y en el que, en relación al argumento esgrimido sobre la inseguridad jurídica por desconocer la normativa aplicable, manifiesta su inexactitud, por cuanto el Concejo de Arteta se ha basado en la LFAL (en concreto, articulo 142) a la hora de proceder a la adjudicación del aprovechamiento de comunales. Así decía que consta en el acta de la sesión de fecha 13 de diciembre de 1999, cuya copia se adjuntó. En dicha sesión destaca que estaba presente la persona firmante de la queja, por lo que se asegura que era conocedora de los criterios objetivos seguidos por el Concejo.

El Concejo manifiesta que ?todos los vecinos conocen la normativa aplicable para poder disfrutar de los aprovechamientos comunales y por tanto no existe inseguridad jurídica alguna.

Respecto a que la actuación del Concejo sobre los comunales es discrecional y que carece de fundamentación jurídica al no aplicar la Ordenanza, la LFAL establece los requisitos que todo vecino de cualquier ente local navarro debe cumplir si desea disfrutar de los bienes comunales (Art. 142). Esos criterios y no otros ha seguido el Concejo y así lo ha manifestado (acta 13-XII-1999). No se ha inventado ningún requisito este Concejo, ha actuado bajo criterios estrictamente jurídicos.

No puede el Concejo aplicar la ordenanza aprobada en 1988 al no encontrarse ejemplar alguno y por ello la única norma aplicable es la LFAL.

Sobre la inexistencia de Ordenanza Reguladora del Aprovechamiento de Comunales (la imposibilidad de encontrar ejemplar asimila a la situación de ausencia de regulación concejil) debe tenerse en cuenta que Arteta cuenta con una población de 45 habitantes (B.O.N. 30-V-2001).

Según el Art. 325 de LFAL, la aprobación de la Ordenanza de aprovechamiento de comunales requiere mayoría absoluta. Teniendo en cuenta que el numero de asistentes a las sesiones concejiles (entre miembros presentes y votos delegados) no supera habitualmente los 18, no puede sino afirmarse la imposibilidad material de aprobar una Ordenanza de comunales.

La condición de vecino de una entidad local genera una serie de derechos pero también de obligaciones. Entre estas últimas está la de asistir a las sesiones (art. 75 de LFAL).

Debe ser resaltada la contradicción en que incurre (la autora de la queja) que acude en queja a esa Institución del Defensor del Pueblo. Por un lado, muestra su deseo, loable en toda su magnitud, de contar con una Ordenanza de comunales, sin embargo, incumple reiteradamente su deber de asistencia a las sesiones, con lo que impide la aprobación de una Ordenanza?.

ANÁLISIS

A la vista de la información facilitada tanto por el Concejo de Arteta como por la propia interesada, se evidencia una situación totalmente atípica en dicha entidad local ante la imposibilidad de localizar o encontrar una Ordenanza que fue aprobada por la misma el 21 de junio de 1988, según anuncio que aparece publicado en el Boletín Oficial de Navarra n° 127, de 19 de octubre de 1.988.

Dicha Ordenanza venía a desarrollar las previsiones contenidas en la Ley Foral 6/1986, de 28 de mayo, de Comunales, cuyos preceptos, básicamente, fueron posteriormente incorporados a la Ley Foral 6/1990, de 2 de julio, de la Administración Local de Navarra.

Tanto en esta última Ley Foral como en su posterior desarrollo a través del Reglamento de Bienes de las Entidades Locales de Navarra, aprobado por Decreto Foral 1280/1990, de 18 de octubre, son numerosas las referencias que se contienen a materias que las entidades locales deben de regular sobre aprovechamientos comunales y que deben de ser concretadas y desarrolladas a través de las correspondientes Ordenanzas, sin las cuales, y pese a la aplicación en defecto de las mismas de la normativa anteriormente citada, difícilmente pueden concretarse aspectos como, por ejemplo, la superficie del lote mínimo o tipo (art. 146.1 L.F 6/90 y art. 159 RB) en el caso de los aprovechamientos de los terrenos comunales de cultivo, bien sean los vecinales prioritarios o los que son objeto de adjudicación directa; o como es el caso de la superficie, canon y condiciones respecto a las parcelas que puedan ser entregadas por sorteo a los solicitantes vecinos (art. 156 L.F 6/90 y art. 177 RB), que deben de ser fijados por las entidades locales en la correspondiente Ordenanza.

Estas referencias, de las que solamente hemos enunciado una parte de ellas, las encontramos igualmente para el caso del aprovechamiento de los pastos comunales y de los maderables y leñosos.

Todo ello nos lleva a la conclusión de la necesidad y conveniencia de contar con este tipo de instrumentos y, por lo tanto, caso de que ello no sea así o no poder aplicarlo al no tener conocimiento de cual sea el texto de Ordenanza que esté en vigor por su desaparición o pérdida, se deberán de adoptar las medidas precisas para subsanar tal situación, por lo que, en el caso que nos ha sido planteado por la interesada del Concejo de Arteta este deberá encaminar su actuación hacia la aprobación de la correspondiente Ordenanza reguladora de aprovechamientos comunales de dicha localidad, pese a las dificultades a que hace referencia dicho Concejo en su informe respecto al quórum de aprobación y que son entendibles desde la configuración del actual mapa municipal de nuestra Comunidad, que origina situaciones como la presente.

Por otro lado, según se desprende de la información que nos ha sido facilitada,esta situación se origina como consecuencia de la pérdida del texto de la Ordenanza de aprovechamientos comunales que el propio Concejo de Arteta aprobó el 21 de junio de 1988.

Esta fecha igualmente puede dificultar su localización al no estar entonces vigente la obligación de publicar en el Boletín Oficial de Navarra el texto íntegro de las Ordenanzas para su entrada en vigor, tal y como lo establece el propio art. 326 de la Ley Foral 6/1990 de Administración Local de Navarra, pues no era aplicable dicha previsión al caso, ya que la Ley es posterior a esa fecha, y su Disposición Adicional 13 expresamente determina su aplicabilidad sólo a aquellas Ordenanzas que se aprueben después de su entrada en vigor. La Ley de Bases de Régimen Local no resulta en este punto aplicable en Navarra, que contaba con regulación específica de la materia (Reglamento de Administración Municipal de Navarra y Reglamento de las Haciendas Locales de Navarra) y era de preferente aplicación dada la autonomía que en este tipo de competencias privativas o históricas goza la Comunidad Foral, tal y como ha tenido ocasiones de recoger el Tribunal Supremo en sentencias como la de 14 de julio de 1.997.

Es evidente, En relación con la documentación y expedientes que obra en poder de las entidades locales, es evidente la obligación de custodia y conservación de los mismos que recae sobre aquellas. Así se contempla en el art. 148 del reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Corporaciones Locales, aprobado por Real Decreto 2568/1998, de 28 de noviembre, por lo que este tipo de situaciones representan un claro incumplimiento de dicha obligación, que debe ser puesta de manifiesto a la entidad local afectada por cuanto la Ley Foral 6/90 de 2 de julio, de la Administración Local de Navarra, en su art. 39,1g) le atribuye a ella el ejercicio de las competencias referidas a archivo municipal.

Por ello, se formuló RECOMENDACIÓN al Concejo de Arteta para que llevase a cabo las actuaciones precisas para la aprobación de la correspondiente Ordenanza reguladora de aprovechamientos comunales de dicha localidad, agotando las posibilidades de hacerlo a la vista de la dificultad que ha sido puesta de manifiesto.

En similar sentido se efectuó RECORDATORIO DE DEBERES LEGALES a dicho Concejo respecto a la obligación de custodiar y conservar adecuadamente la documentación y expedientes que genera el desarrollo de su actividad, respetando y cumpliendo la normativa existente sobre la materia.

Estamos a la espera de que nos sea remitida la correspondiente contestación por parte del Concejo de Arteta sobre la aceptación o no de la recomendación y del recordatorio de deberes legales.