saltar navegación

Inundaciones en una finca por transformación de la zona en regadío

ANTECEDENTES

Un ciudadano plantea (expte. 107/2001/1) los problemas de inundación que ha venido padeciendo y los daños que se le ocasionan a consecuencia de la transformación en regadío de la zona, daños que, según informes periciales encargados, rondarían la cantidad de 3.710.472 ptas. en el año 1.997. Dicho ciudadano se queja de la deficiente labor realizada con ocasión de la redacción del proyecto en temas como el estudio del terreno, de sus características geológicas, etc., así como al exceso de agua de riego, que, en opinión del interesado, es conocido por el Gobierno de Navarra y por las dos SAT que agrupan a los agricultores de la zona afectada. Hace referencia por último a que las obras fueron realizadas por Riegos de Navarra, sin que nadie se haya hecho responsable de tal situación ni de los perjuicios que le han sido provocados.

Se solicitó al Departamento de Agricultura, Ganadería y Alimentación del Gobierno de Navarra que informase sobre la cuestión planteada en la queja, y con fecha 25 de junio tiene entrada escrito remitido por el consejero del citado Departamento en el que adjunta el informe emitido por la Sociedad Pública Riegos de Navarra S.A. En él se detallan las actuaciones realizadas, la participación de la Dirección General de Medio Ambiente y el conocimiento de la Confederación Hidrográfica del Ebro, los responsables del mantenimiento y control de las instalaciones realizadas así como el resultado de los estudios realizados.

Interesa destacar la cronología de los hechos que se contienen en dicho informe:

? ?Riegos de Navarra S.A., por encargo del Departamento de Agricultura, Ganadería y Alimentación, llevó a cabo la transformación en regadío de la SAT. en cuestión en el año 1988.

? Nueve años después se produjo la inundación, por encima de los niveles habituales del enclave, afectando a tierras de labor.

? A instancias de Riegos de Navarra S.A., el 24 de septiembre de 1997, el director general de Medio Ambiente fijó las cotas de agua de la zona afectada compatibles con la conservación de la fauna, de forma que si se diseñara un bombeo para extraer los excesos de agua de lluvia se conocieran previamente las cotas máxima y mínima.

? Por resolución 2953 de 10 de octubre de 1997, la Dirección General de Medio Ambiente aprobó un gasto para la realización de los trabajos de saneamiento de la zona afectada (17,8 millonesde pesetas) de acuerdo con las cotas anteriores, junto con un estudio hidrológico de la zona a fin de perfeccionar el conocimiento que sobre la misma se tenía. Dicho trabajo finalizó en febrero de 1998.

? Como consecuencia del citado estudio y de los datos obtenidos, el Parlamento de Navarra aprobó una partida presupuestaria de 30 millones de pesetas en 1998 para llevar a cabo la Regulación de la zona mediante el bombeo de las cantidades de agua excedentarias al Barranco de Agua Salada, con una instalación de bombeo fija.

? El 30-04-1990, Riegos de Navarra S.A. firmó un convenio con los presidentes de los sindicatos y SAT y alcaldes de la zona por el cual, tras finalizar la construcción de la Estación de Bombeo, estas entidades se harían cargo de su mantenimiento y gastos, como así ha sucedido.

? Las citadas obras finalizaron el 08-10-98, poniéndose tal circunstancia en conocimiento de la Confederación Hidrográfica del Ebro y de la Dirección General de Medio Ambiente.

? Una vez puesta en servicio la Estación de Bombeo, se ha estado bombeando de acuerdo con el régimen que figura en un listado adjunto.

? De los datos del citado listado se deduce que los volúmenes de agua extraídos están correlacionados con los de la lluvia, lo cual explica, claramente, lo que Riegos de Navarra S.A. anticipó en su informe de mayo de 1997; es decir, que es un mero problema de acumulación de agua de lluvia en una zona endorreica natural, y en la que la incidencia del riego es mínima o inexistente, tal y como, por otra parte, se conocía por los vecinos de la zona.

? No parece razonable atribuir a esta Sociedad los problemas que padece la citada parcela.

? Finalmente, la situación de la zona es satisfactoria desde el punto de vista, tanto del enclave natural, como de las tierras de cultivo adyacentes, gracias a la estación de bombeo construida. ?

ANÁLISIS

De la información que se ha obtenido en relación al tema planteado en la queja resulta que dos Sociedades Agrarias de Transformación promovieron la transformación de secano en regadío de un total de 650 y 1.005 Has, respectivamente, transformación que se llevó a cabo en el año 1.988 bajo la dirección de Riegos de Navarra.

Nueve años después surgieron los problemas de inundación por encima de los niveles habituales de dicho enclave, y es entonces, en el año 1.997, cuando en la finca que cultivaba el interesado se produjeron los daños a que alude en su escrito y que se detallan y justifican en un informe técnico redactado en noviembre de ese mismo año por un ingeniero técnico agrícola experto en explotaciones agropecuarias.

En dicho informe, tras hacer un análisis sobre la situación de inundación en que permanecía la parcela en el período comprendido entre marzo y noviembre de 1.997, con cotas entre los 20 y los 60-70 cm., se hace referencia a que, a pesar de la diferente climatología a lo largo de los años, nunca se había producido un encharcamiento del terreno por elevación de la capa freática, achacando la inundación de la finca a la precolación profunda de las aguas de riego de las parcelas situadas en cotas más altas, ya que los primeros síntomas de hidromorfia hacen su aparición precisamente a partir del momento en que se establecen en regadío dichas parcelas.

Sin embargo, estas afirmaciones son contrarrestadas por la Administración al considerar, según la documentación de que se pudo disponer, que se trata de un fenómeno natural ya repetido en otras épocas, incluso antes de que se estableciera el regadío de la zona afectada. De hecho se llega a manifestar literalmente que ?teniendo en cuenta la topografía y la geología de la zona, se puede estimar que con toda probabilidad la zona se habrá inundado cada vez que se han producido lluvias de una cierta intensidad? (informe de 17 de febrero de 1.997 de la Sección de Obras Hidráulicas del Departamento de Obras Públicas, Transportes y Comunicaciones del Gobierno de Navarra), teoría que es confirmada en el informe que nos han remitido desde el Departamento de Agricultura, Ganadería y Alimentación, en el cual, a la vista de los resultados obtenidos una vez puesta en funcionamiento la estación de bombeo en la zona, se concluye que los volúmenes de agua extraídos están correlacionados con los de lluvia, ratificando, de esta forma, lo que la Sociedad Pública Riegos de Navarra anticipó en un informe elaborado en mayo de 1.997; es decir, ?que es un mero problema de acumulación de agua de lluvia en una zona endorreica natural, y en la que la incidencia del riego es mínima o inexistente...?

Se tiene constancia, además, de que, desde el año 1.992, se intentó abordar por el Departamento de Agricultura, Ganadería y Alimentación la solución para el saneamiento del terreno, históricamente mal drenado, proponiendo la ejecución de la concentración parcelaria en el regadío viejo de la localidad de referencia del quejante, en la que se incluiría en las obras inherentes la ejecución del saneamiento, habiéndose realizado a tal efecto un trabajo de diseño previo de la red de acequias y convocándose en esas fechas dos asambleas generales con los propietarios.

Sin embargo, para poder efectuar obras de la naturaleza mencionada se requiere la firmeza del acuerdo de concentración parcelaria o, en caso contrario, que esté aprobado el correspondiente Decreto de concentración parcelaria, circunstancia que finalmente no se produjo, habiéndose manifestado desde el citado Departamento que estaba dispuesto a promover otra vez la concentración parcelaria del regadío viejo, ya que es la única fórmula racional de resolver el problema del drenaje natural insuficiente, todo ello en el marco de la Ley Foral 18/94 de Reforma de Infraestructuras Agrícolas.

Hay que tener en cuenta, además, que en el hipotético supuesto de que el posible deficiente manejo en la utilización del agua de riego pudiera propiciar la aportación indeseada de flujos superficiales por escorrentía, entraría, caso de producirse, en el ámbito de competencia de la S.A. T. correspondiente, y este tipo de entidades, de conformidad con su normativa reguladora, Real Decreto 1776/1981, de 3 de agosto y Orden de 14 de septiembre de 1.982, que lo desarrolla, constituyen sociedades civiles de finalidad económico-social que gozan de personalidad jurídica y plena capacidad de obrar y que presentan evidentes similitudes con las cooperativas, como se desprendía de la disposición adicional 33 de la ya derogada Ley 3/87, de 2 de abril, General de Cooperativas. En suma, entidades de derecho privado a las que les son de aplicación, además de las normas citadas, las que resulten de aplicación a las sociedades civiles, si bien esto último lo sería con carácter subsidiario.

Por ello, las posibles discrepancias o actuaciones que se lleven a cabo en el ámbito de dichas entidades deberán resolverse conforme a las citadas normas por los integrantes de las mismas, sin que la Administración ostente competencias en una materia que entra dentro del ámbito estrictamente privado.

A juicio de la Institución de la Defensora del Pueblo de Navarra, no se aprecia en la actuación de la Administración ninguna conducta contraria al ordenamiento jurídico o que no respete los principios constitucionales, considerando que la vía por la que optó en su día el Departamento de Agricultura de promover la concentración parcelaria en el regadío viejo de la localidad de referencia e incluir en las obras inherentes a la misma la ejecución del saneamiento, no debería de descartarse en el caso de que se sigan manteniendo las circunstancias que movieron al citado Departamento a promover en el año 1.992 dicha concentración como solución para el saneamiento del terreno.

Es por ello por lo que se entendía que se debía dar ese paso, aunque la consecución última del objetivo estaba claro que no dependía tanto de la voluntad del Departamento como de la voluntad de los propietarios afectados, por lo que efectuamos SUGERENCIA al Departamento de Agricultura, Ganadería y Alimentación del Gobierno de Navarra en el sentido de que se trate de promover la concentración parcelaria en el regadío viejo de la localidad en cuestión, incluyendo la ejecución del saneamiento, en el caso de que se sigan manteniendo las circunstancias que llevaron dicho Departamento a promoverla en el año 1.992 como solución para el saneamiento del terreno.

Esta sugerencia fue aceptada por el citado Departamento, manifestando su consejero que ya se están dando los pasos necesarios para efectuar la concentración parcelaria en el regadío viejo de Villafranca, toda vez que existe una solicitud en tal sentido que en estos momentos está en el trámite previo de los estudios pertinentes relativos a cuestiones ambientales y de viabilidad necesarios para la aprobación del correspondiente Decreto declarando su utilidad pública.

Con respecto a la inclusión de un saneamiento en el Plan de Obras a realizar con motivo de dicha concentración parcelaria, se nos comunicaba igualmente que, al estar incluida la Badina Escudera en el enclave natural (EN-8) y estar fijada por la Dirección General de Medio Ambiente el nivel de la cota de agua del Barranco de las Navas necesario para el mantenimiento de la fauna, para cualquier actuación, en este caso el del saneamiento sugerido, será preceptivo el informe favorable de esa Dirección General para poder realizar su ejecución.