saltar navegación

Concentración parcelaria

Se formuló asimismo la queja 96/2001/1 en relación a la concentración parcelaria llevada a cabo en el municipio de Los Arcos, concretamente en lo que afectaba a una parcela de la persona autora de la queja y consecuencia de la cual le había sido adjudicada una nueva parcela, formada por parte de la parcela originaria destinada a olivar y un terreno que se extendía a la derecha, que era un ribazo, y el camino antiguo con 301 m/2 de 10 categoría, que era un auténtico pedregal, y otros 16 m/2 de 6 categoría, todo ello sin árboles de ningún tipo.

Exponía como una mejor solución, que ahorraría costes a los afectados a la vista de lo anteriormente comentado, que se le devolviera el terreno íntegramente, tal y como estaba, puesto que continuaba teniendo acceso al nuevo camino, y asignar la parte que no era de su propiedad a los otros propietarios afectados, solución esta que planteó ante el organismo encargado de dicha concentración parcelaria y que no fue finalmente aceptada, pese a que, en otros casos, según manifiesta, fueron respetados otros olivares.

Tras solicitarse el correspondiente informe al Departamento de Agricultura, Ganadería y Alimentación del Gobierno de Navarra, éste, mediante escrito de su consejero, informó que, de conformidad con lo establecido en la Ley Foral de Reforma de las Infraestructuras Agrícolas de 9 de diciembre de 1.994, por Resolución de 27 de abril de 1998 se aprobó el Acuerdo Provisional y, por Resolución de 8 de marzo de 1999, el Acuerdo Definitivo de dicho proceso de concentración, no habiéndose presentado por el propietario alegaciones o recursos a dichos documentos.

Igualmente, manifestaba que, habiéndose realizado la toma de posesión provisional de los nuevos lotes de reemplazo mediante Resolución de 2 de noviembre de 1.999, cualquier modificación supone la conformidad de los colindantes.

Así pues, procedimos a darle traslado al interesado de dicha información y manifestarle que, salvo que nos aportase algún dato o documento que resultara significativo que contradiga lo anteriormente manifestado, fundamentalmente en lo referido a las solicitudes que decía haber realizado al organismo encargado de la citada concentración, dábamos por concluidas nuestras actuaciones, al no apreciar conducta irregular alguna en la actuación de la Administración.

Al no recibir ningún tipo de comunicación posterior del interesado, se procedió finalmente al archivo del expediente.